El Tribunal Supremo deja a las asociaciones huérfanas de una regulación

El Tribunal Supremo deja a las asociaciones huérfanas de una regulación
El Tribunal Supremo deja a las asociaciones huérfanas de una regulación

Es precisamente el Tribunal Supremo quien indica la carencia de facultades del Ayuntamiento de la capital catalana en regular por medio de un plan municipal urbanístico las asociaciones cannábicas, siendo Barcelona la ciudad con más clubes en España, y en el mundo. En 2016 fue aprobado un plan para la ordenación territorial de los clubes y asociaciones de cannabis y registrados sobre esta base la apertura de 218 clubes. Este plan es presentado por el equipo de gobierno de la alcaldesa Ada Colau como respuesta al plan expuesto por su antecesor en el cargo Xavier Trias.

Cuando se aprueba el plan especial urbanístico en 2016, se manifiesta que su objetivo principal es compatibilizar a las asociaciones de consumidores de cannabis con otros derechos fundamentales como, la salud, convivencia y disfrute de un medio ambiente adecuado. A partir de este momento se exige a los clubes ciertos requisitos dentro del plan urbanístico, el cual entre otras cosas establece:

  • Distancias mínimas en las que no puede abrir un club cannábico si hay cerca un centro de educación.
  • Una superficie mínima de 200 metros cuadrados para los locales que sirvan de sede.
  • La instalación de una doble puerta en la entrada.
  • Contar con una chimenea para la expulsión del humo.

Y el lapso de 18 meses para llevar a cabo estos cambios por la nueva regulación. Como consecuencia algunas asociaciones plantearon incomodidades o dudas al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que acabaron en el Tribunal Supremo tras haber recurrido al Ayuntamiento.

El Supremo sentencia a las asociaciones cannábicas

Las sentencias fueron emitidas en noviembre del año 2020, y siguen la misma argumentación de falta de competencias que el Tribunal Constitucional aplicó en las sentencias contra las regulaciones que se llevaron a nivel autonómico en Navarra y Cataluña. Es decir, el Supremo ha dicho que no se puede considerar competente a un Ayuntamiento para regular las asociaciones, aunque sea desde la óptica urbanística y medioambiental, debido a la indeterminación de saber si un club social de cannabis es o no ilícito penalmente. Para el Supremo la regulación de Barcelona es una invasión de las competencias estatales, porque afectan de manera decisiva al ámbito penal o administrativo sancionador en materia de seguridad ciudadana.

La noticia ha sido recogida por el diario Público. Según la publicación, el Ayuntamiento de Barcelona parece no estar dispuesto a dar marcha atrás. El plan urbanístico que regula la implantación de los clubes cannábicos “sigue plenamente vigente”, porque, según explicaron, la vía judicial continúa abierta hasta que no se resuelvan todos los recursos que hay pendientes de resolución en torno a esa normativa. 

Los clubes cannábicos podrían generar, al menos 218,8 millones de euros en pago anual de impuestos directos e indirectos y tasas a las diferentes administraciones, si su actividad estuviera plenamente regulada, según un informe realizado en 2020 por la Confederación de Federaciones de Asociaciones Cannábicas (ConFac) Quien asegura, que en España hay alrededor de 1500 asociaciones de consumidores, de las cuales, más de la mitad, unas 800, se encuentran en Catalunya y el 80% se ubica en los municipios del área metropolitana de Barcelona.

Se considera aún más necesaria después de las sentencias del Tribunal Supremo. Una regulación general de rango estatal que marque unos criterios fijos para que todos los ayuntamientos y administraciones puedan establecer sus normas en esta materia. Seguiremos informando sobre los últimos acontecimientos en la regulación de las asociaciones de consumidores de cannabis en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*