Icono del sitio Blog

Brasil avanza hacia la despenalización del cannabis para uso personal

En un movimiento histórico, el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil ha formado una mayoría a favor de dejar de considerar delito la posesión, cultivo y consumo de cannabis para uso personal. Esta decisión, tomada el pasado martes 25 de junio, sitúa a Brasil entre las naciones latinoamericanas que avanzan hacia una postura más tolerante con el uso personal del cannabis y podría tener un impacto significativo en la reducción de la población carcelaria del país.

Detalles de la decisión

El STF ha avanzado hacia la despenalización, aunque aún queda por definir la cantidad exacta de marihuana que se considerará para uso personal. Las cantidades propuestas oscilan entre 25 y 60 gramos o hasta seis plantas de cannabis hembra. Esta medida busca diferenciar claramente entre usuarios y traficantes.

Implicaciones legales

Aunque la posesión y el consumo de marihuana seguirán siendo ilegales, las penas asociadas a estos actos cambiarán de carácter penal a administrativo. Esto significa que, aunque fumar cannabis en público siga prohibido, las sanciones ya no incluirán penas de prisión. En su lugar, los consumidores enfrentan penas alternativas como servicios a la comunidad, advertencias sobre los efectos de las drogas y asistencia obligatoria a cursos educativos.

La despenalización no debe confundirse con la legalización total del cannabis. Según el presidente de la Corte, Luís Roberto Barroso, el objetivo no es legalizar el consumo de marihuana, sino encontrar una forma más efectiva de abordar la problemática del consumo de drogas en Brasil. «En ningún momento estamos legalizando o diciendo que el consumo de drogas sea algo positivo. Por el contrario, sólo estamos deliberando sobre la mejor manera de hacer frente a esta epidemia que existe en Brasil y que las estrategias que hemos adoptado no están funcionando porque el consumo no hace más que aumentar y el poder del narcotráfico también», afirmó Barroso.

Impacto en la población carcelaria

Una de las principales motivaciones detrás de esta decisión es la potencial reducción de la población carcelaria en Brasil, que se ha visto incrementada en parte debido a las penas relacionadas con la posesión y consumo de marihuana. La nueva medida prevé que los consumidores de drogas sigan siendo objeto de investigaciones policiales y procedimientos judiciales, pero con un enfoque en la rehabilitación y la educación en lugar del encarcelamiento.

Este avance en Brasil refleja un cambio significativo en la política de drogas del país, alineándose con una tendencia global hacia la despenalización del cannabis para uso personal. Aunque no se trata de una legalización completa, esta medida podría representar un paso importante hacia una gestión más efectiva y humana del consumo de cannabis, con un enfoque en la salud pública y la reducción de la criminalización de los usuarios.

¡Aunque aún faltan varios pasos para un regulación completa, el futuro es verde!

Salir de la versión móvil