Investigación para rebatir creencias erróneas: cannabis, apatía y anhedonia

<strong>Investigación para rebatir creencias erróneas: cannabis, apatía y anhedonia</strong>
Investigación para rebatir creencias erróneas: cannabis, apatía y anhedonia

En anteriores ocasiones hemos arrojado algo de luz sobre creencias erróneas pero muy arraigadas alrededor del cannabis, como las falsas relaciones entre cannabis y esquizofrenia. Hoy queremos hacer lo mismo con la creencia errónea que relaciona el cannabis con la apatía, el estereotipo del lazy stoner o fumeta vago. 

Recientemente se ha publicado en el International Journal of Neuropsychopharmacology un estudio que rebate la arraigada pero falsa relación entre el cannabis, la apatía y la anhedonia. La falta de motivación (apatía) y la incapacidad para disfrutar de actividades consideradas placenteras (anhedonia) son características atribuidas a las personas usuarias de cannabis. El artículo prueba que esta relación es falsa. El equipo de investigadores del Reino Unido ha conducido pruebas para medir apatía y anhedonia a un total de 274 personas voluntarias, divididas entre grupos de edad (16-17 años y 26-29 años) y usuarias de cannabis y grupo de control. A continuación os dejamos parte de las conclusiones del estudio:

El uso del cannabis ha sido vinculado históricamente con la falta de motivación, lo cual se refleja en prevalentes y peyorativos estereotipos, como el de “lazy stoner“. En este estudio rebatimos este cliché demostrando que un grupo relativamente grande de usuarios adultos y adolescentes de cannabis y controles no difieren en diversos análisis de recompensa y motivación. Específicamente, personas que usan cannabis con una frecuencia media de 4 días por semana no reportaron mayor apatía o anhedonia, ni una reducida voluntad de realizar esfuerzos por una recompensa, ni un menor deseo o apetencia de recompensa en comparación con personas que no usan cannabis. Adicionalmente, mientras se ha observado que los adolescentes tienen mayores índices de apatía y anhedonia, el cannabis no aumenta esta diferencia; así pues, los adolescentes no resultaron más sensibles al supuesto efecto negativo del cannabis. Nuestros resultados se añaden al creciente corpus de evidencia que sugiere que el uso no agudo del cannabis no está asociado con la falta de motivación, lo que puede ayudar a reducir el estigma sufrido por las personas usuarias de cannabis.   

Así pues, otro mito fuertemente establecido alrededor del cannabis ha resultado falso. Por usar cannabis uno no se vuelve vago, siempre que se use moderada y responsablemente. Además, se vuelve a poner de manifiesto que sólo con conocimiento, con investigación, se puede hablar con propiedad de fenómenos como el cannabis. La realidad sólo se comprueba conociéndola, no esparciendo rumores infundados sobre ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*